Publicidad exterior: significado y adaptación

Como ya hablamos anteriormente en el post acerca de "los beneficios de la publicidad exterior", ésta es considerada como tal cuando se desarrolla en lugares públicos.

Vallas publicitarias, carteles publicitarios, vinilos adhesivos en escaparates, mupis y marquesinas entre otras muchas opciones son las que pueden colocarse tanto en la vía pública, como en espacios abiertos; espectáculos, eventos deportivos, centros comerciales...

La publicidad exterior es una muy buena forma de promocionarse o publicitar un negocio captando la atención del mayor público posible. Colocar la publicidad sea del tipo que sea, en el formato que sea, el lugar estratégico donde colocarlo es lo más importante. Vamos a ver algunos tipos de publicidad exterior que existen acorde a cada tipo de negocio u objetivo.

Tipos de publicidad exterior:

Las lonas publicitarias son una de las opciones de publicidad visual más impactantes y más utilizadas en publicidad exterior. Pueden utilizarse en diferentes tamaños, 100% personalizables, se adaptan al espacio deseado y crean un impacto visual muy alto ya que pueden visulizarse desde una gran distancia.

Cuanto mayor sea el tamaño de la lona publicitaria y en mayor altura esté colocada, más impactos generará. Aquellas que están impresas en gran formato suelen ser utilizadas para cubrir fachadas de edificios en obras donde existe un gran tráfico, consiguiendo así generar miles de impactos. También es muy común verlas en espacios interiores, fijos o móviles. Como hemos dicho, sirven para cubrir fachadas de edificios, o promocionar películas y espectáculos en cines, teatros o museos.

¿Sus beneficios? Las lonas son muy duraderas y resistentes. Su composición permite que sean resistentes al agua y a duras condiciones meteorológicas. Además la calidad de impresión es realmente buena pudiendo conseguir una impresión con resolución óptima en imágenes a gran escala. Son muy fáciles de instalar y retirar, ya que no necesita de encolado como otros soportes, sino que han de colgarse.

No existen limitaciones en cuanto a tamaños de impresión, ya que existen máquinas industriales que permiten imprimir lonas tan grandes como se desee. Su precio, dependerá mayormente del tamaño en metros cuadrados.

En Dixplay encontrarás lonas de diferentes tipos:

- Lona Frontlit: clásica lona de 150gr.

- Lona Translúcida o Backlit: Resistente y apta para poder verse de noche, la gráfica se instala con un sistema de iluminación que permite llamar la atención del público las 24 horas del día. La impresión se realiza sobre poliéster y está protegida con una caja de luz.

- Lona de Rejilla: ideal para dejar pasar el aire o el viento y que la lona no se hinche. Muy útil en eventos deportivos exteriores.

- Lona Doble Cara: como su nombre indica, una lona impresa en ambas caras.

Otro tipo de publicidad exterior muy utilizado y que está ganando fuerza en los últimos años son los vinilos adhesivos. Completamente personalizables en cuanto a tamaño y diseños, se adhieren a escaparates de comercios, locales, oficinas o empresas con la finalidad de informar y promocionar.

Son muy fáciles de colocar y retirar, por lo que son la mejor opción si lo que buscas es lanzar una promoción puntual o un mensaje temporal. Muy utlizados en época de rebajas, puedes cambiarlo en el momento que desees y no dejan residuos en los cristales. Además son bastante económicas, respecto a otras soluciones.

La publicidad textil puede adaptarse a muchos tipos de soluciones publicitarias como son las banderolas, expositores, carteles... por eso es muy común que los comercios elijan esta opción, ya que el material con el que está fabricado es muy resistente a condiciones exteriores. Ideal para fachadas.

Los roll up son expositores publicitarios enrollables, disponibles en varias medidas, que consta de un soporte y una gráfica enrollada. Son excelentes por su bajo coste y fácil montaje, para cubrir campañas temporales o reforzar mensajes u ofertas específicas. Podemos verlas en cualquier sitio, no ocupan apenas espacio y son una opción muy recurrente si se tiende a cambiar el mensaje o promoción, puesto que el soporte se reutiliza, tan sólo teniendo que cambiar la gráfica antigua por la nueva.

Las banderolas son una opción muy fácil para publicitar tu negocio y captar la atención de tu público objetivo. Se instalan en las fachadas o en los suelos, son impresas en tela resistentes a condiciones climáticas duras y su impresión y colores son de alta calidad.

Las vallas publicitarias son la solución más recurrente de las grandes empresas con gran presupuesto. Aparecer en una de éstas, transmite una imagen de poder e importancia más que cualquier otro soporte previamente citado. Además, su alto impacto no puede compararse a ningún otro medio.

Son llamativos por su gran tamaño, pero el tamaño no lo es todo, y en publicidad el contenido o el mensaje también es importante. Un buen diseño es el primer paso para que una valla publicitaria pueda conseguir su objetivo. Un mensaje claro y sencillo, sin mucho rodeo para que los transeúntes y conductores vean y sean capaces de recordar tu mensaje en pocos segundos. Un breve texto o quizá una buena imagen será suficiente para llamar la atención y crear interés y deseo.

Como acertar con una valla publicitaria:

- Usa textos cortos

- Imagen limpia y de fácil visualización. Huye de una gráfica caótica y recargada

- Cuida la calidad de la imagen

- Diferenciate del resto con un mensaje original, diferente a los tópicos

- Constraste en los colores para su fácil lectura

- Alude a la parte más humana o sentimental

- Sé fiel a tu imagen corporativa

 

Y a ti, ¿qué soporte de visualización exterior se adapta mejor a tu negocio?